El clima de noviembre a marzo en el Norte de Argentina

Durante la temporada de primavera-verano local, las provincias de Salta y Jujuy ofrecen temperaturas más que agradables para salir a recorrer sus atractivos. Consejos para armar la valija y aprovechar al máximo la estadía.

El Norte argentino sigue siendo uno de los destinos turísticos más elegidos por los viajeros de todo el mundo. Y razones hay de sobra. Además de sus paisajes cautivantes y una pujante cultura autóctona que se respira a cada paso, este lugar del país cuenta con un clima templado que permite visitarlo en cualquier temporada.

Para los que estén planificando un viaje durante primavera-verano local, repasamos cómo varía el tiempo y las claves para llevar la ropa adecuada.

Salinas Grandes

La temperatura en Salta y Jujuy

De noviembre a marzo, la temperatura media de Salta y Jujuy se ubica alrededor de los 20º y la máxima cerca de los 32º. Esto demuestra que, incluso durante los meses más calurosos, el norte presenta un clima especialmente atractivo para disfrutar de sus imponentes escenarios naturales. 

La temporada de lluvias también tiene lugar durante el verano, más precisamente entre diciembre y febrero. Sin embargo, las precipitaciones no resultan un impedimento para que los visitantes sigan adelante con sus itinerarios.

Por otra parte, es importante tener en cuenta que la amplitud térmica de la región -principalmente en la zona de los Valles y Puna- puede ser significativa y, por lo tanto, por las noches habrá que estar preparados para afrontar temperaturas más bajas.

Cuesta del Obispo – Provincia de Salta

Consejos para hacer la valija

A la hora de visitar el Norte, es clave contar con la ropa indicada. Durante el día no pueden faltar las prendas ligeras (bermudas, pantalones frescos, camisetas de manga corta, etc), algún impermeable para estar preparados en caso de lluvias y calzado cómodo para hacer trekking. En cuanto al abrigo, y teniendo en cuenta que la noche puede ser fresca, se recomienda llevar una chaqueta y bufanda. Por último, y dada la altura del lugar, resulta imprescindible protegerse de manera adecuada de los rayos UV. Además de tener siempre a mano el protector solar, se aconseja el uso de sombreros o gorros y anteojos de sol.