Lunfardo, una breve aproximación a la jerga rioplatense

Además del castellano, quienes visten Argentina harán mejor en dominar algunas de las palabras más populares de este dialecto con historia. A continuación, repasamos los términos más utilizados por los locales que no aparecen en ningún diccionario.

Che, boludo, quilombo, chamuyo, mina…El lunfardo, jerga popular nacida de la fusión de dialectos que hablaban los inmigrantes que llegaron al país en los albores del siglo XX, contiene más de 60 mil palabras. Muchas de ellas surgen como una deformación de palabras extranjeras, mezcladas con otras propias del habla cotidiana.

Aunque no todos los términos del lunfardo gozan de la misma popularidad, los argentinos -y en particular los porteños- utilizan una buena cantidad de ellos en su día a día. Por este motivo, los viajeros que indaguen sobre algunos de estos significados no solamente podrán comunicarse mejor en los grandes centros urbanos, sino también adentrarse un poco más en la fascinante cultura de este país sudamericano.

Un poco de historia

Se dice que los orígenes de esta jerga se remontan a las reuniones en los suburbios de la ciudad en las que los “lunfas” (delincuentes)  buscaban una manera de comunicarse entre ellos sin que la policía pudiese entenderlos. Pero el lunfardo no tardó en penetrar en otras esferas de las clases bajas y convertirse en un dialecto cotidiano.

Sin ir más lejos, en los conventillos (viviendas compartidas donde los recién llegados de Europa se instalaron al bajar de los barcos) este lenguaje popular, alimentado por multiculturalidad propia de estos espacios, siguió expandiéndose.

Fiel reflejo de la sociedad argentina de la época, el lunfardo también encontró en el tango otra manera de seguir ganando adeptos. Ya no solo en la Ciudad de Buenos Aires, sino también por todo el territorio argentino e incluso en países limítrofes.

Algunos de los términos más importantes para llevar anotados y siempre al alcance de la mano:

  • Bondi. Colectivo o autobús. Según los lingüistas, esta palabra utilizada a diario por los argentinos proviene de un término empleado en San Pablo a principios del siglo XX. A la hora de comprarle un pasaje al conductor del tranvía -en aquel entonces propiedad de una compañía inglesa-, los locales anteponían el término “bond”.
  • Chabón. Manera informal o familiar de referirse a un hombre (también conocido como “tipo”). Se cree que el origen de este término se encuentra en la palabra “chambier” del francés antiguo, que significa que una persona no tiene habilidad para el juego.
  • Chamuyar. Conversar con alguien de manera amistosa para obtener algo a cambio. Se suele decir que alguien “chamuya” a otra persona para conquistarla. Se cree que este término es un derivado del verbo “chamullar” de un tipo de dialecto gitano.
  • Guita. Dinero, o en español argentino más conocido como plata.
  • Pucho. Cigarrillo
  • Fiaca. Persona muy perezosa.
  • Quilombo. Desorden, lío o desastre. Esta palabra que los locales emplean a diario para dar cuenta de una situación la que hay ruido o descontrol, a principios del siglo XX se utilizaba para hablar de las casas en donde se ejercía la prostitución. “Ir al quilombo” significaba dirigirse a un burdel.
  • Salame. Es un insulto popular dentro del lunfardo que servía para describir a una persona un poco torpe o sin inteligencia. Era utilizada con frecuencia para designar al primer novio que una chica joven presentaba en sociedad.

Con estos conocimientos básicos de lunfardos en tu haber, tendrás una buena base para entender mejor a los locales que cruces en tu paso.

Comments

Deja un comentario