San Antonio de Areco, un viaje al corazón de la cultura gaucha

En el centro de la pampa húmeda, y a cortísima distancia de la capital porteña, esta ciudad magnética les ofrece a los visitantes una oportunidad única para interiorizarse con las costumbres del campo argentino, con un escenario de fondo encantador.

Declarada como Capital Nacional de la Tradición, San Antonio de Areco es considerado como uno de los mejores destinos para hacer una clásica “escapada”. Este pueblo histórico de la provincia de Buenos Aires ubicado a tan solo 113 kilómetros de la capital porteña les brinda a los viajeros la posibilidad de alejarse de la vorágine de la ciudad por algunas horas y sumergirse en la apasionante cultura gaucha.

Aunque la fundación de San Antonio de Areco se remonta al siglo XVIII, recorriendo las callecitas adoquinadas y las casas antiguas aledañas al Centro Histórico el tiempo parece no haber pasado y las tradiciones paisanas se respiran a cada paso.

Pero además de ofrecer un viaje a otra época, este destino colonial también cuenta con una larga lista de atractivos: desde museos dedicados a su historia y arte local, pasando por experiencias gastronómicas para el recuerdo y hasta actividades al aire libre para todos los gustos.

Museos de San Antonio de Areco

Si de oferta museística se trata, San Antonio de Areco tiene una propuesta más que heterogénea. El Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes es probablemente uno de los primeros de la lista. Emplazado en una casa que recrea a una hacienda del siglo XVIII, aquí los visitantes conseguirán empaparse en la cultura gaucha a través de diferentes objetos de época, además de con la reconocida obra del escritor con el mismo nombre del museo. Dentro de su predio se puede visitar también la pulpería “La Blanqueada”, un lugar emblemático en “Don Segundo Sombra”, uno de los títulos más famosos del autor.

En el Museo Taller Draghi, por su parte, los viajeros podrán seguir conociendo la historia de de la ciudad, esta vez a través de una importante colección de piezas de orfebrería rural del siglo XIX. De Ayer y de Hoy es otro de los imperdibles, especialmente para los amantes de las fragancias. En este museo con años de historia se exponen 2000 frascos de perfume -nacionales e internacionales- de diferentes épocas.

Dónde comer en San Antonio de Areco

Una “escapada” a esta ciudad no está completa sin antes haber pasado por algunas de las pulperías típicas del lugar y caracterizadas por sus ambientes siempre acogedores. Si bien la especialidad de San Antonio de Areco es la parrilla, la gran mayoría de sus restaurantes cuentan con cartas aptas para todos los paladares.

En La Esquina de Mertí, por ejemplo, ubicada en una de las esquinas de la plaza principal, los visitantes tendrán la oportunidad degustar platos variados al mismo tiempo que aprecian las antigüedades expuestas en el lugar. 

La Vieja Sodería es otro de los bares más conocidos de la ciudad. Con un clima igual de descontracturado, los viajeros aquí podrán tomar una clásica “merienda” o degustar una “picada” rodeados por objetos de época y de la mano de la atención personalizada de sus propios dueños.

Actividades al aire libre

San Antonio de Areco también es sinónimo de contacto con la naturaleza. El Puente Viejo es, además de la construcción de este tipo más antigua del país, una de las postales más reconocidas de la ciudad. Construido en 1857 sobre el Río Areco, actualmente funciona únicamente para uso peatonal conectado a la parte del pueblo con el Parque Criollo Ricardo Güiraldes y el Museo Gauchesco. Cuando el clima acompaña, los locales se reúnen en sus inmediaciones para tomar mate y disfrutar de los entrañables paisajes de la zona.

El tradicional Circuito de los Artesanos Arqueros es otra de las actividades recomendadas para realizar al aire libre de paso por San Antonio de Areco. Esta propuesta incluye paradas por diferentes talleres de la ciudad para descubrir el detrás de escena de este oficio paisano.

Para los que viajen con niños, en el Parque Zoo-Botánico Carlos Merti tendrán la posibilidad de conocer especies indígenas argentinas y diferentes ejemplares de la flora del lugar: tipas, jacarandá y palos borrachos, entre otros.

Pero, sin dudas, uno de los programas más populares en San Antonio de Areco es reservar un día en alguna estancia fuera del pueblo. Los que se decanten por esta opción disfrutarán de parrilladas, paseos en caballo, caminatas y hasta paseos en carruaje en medio de entornos siempre apacibles.

 Fiesta de la Tradición

Aunque San Antonio de Areco puede visitarse durante todo el año, el 10 de noviembre en esta ciudad tiene lugar uno de los eventos gauchescos más importantes del país: la Fiesta de la Tradición. Con diferentes actividades, esta celebración -con entrada libre y gratuita- todos los años se convierte en verdadero homenaje a la identidad local.

Los que puedan visitar la ciudad en esta fecha, harán mejor en reservar el alojamiento con anticipación.

¿Cómo llegar a San Antonio de Areco?

-En automóvil: Saliendo desde el centro de la Capital Federal, tomar la Panamericana y la  Ruta Nacional N°9. En la segunda bifurcación doblar a la izquierda en el Acceso Norte y tomar la Ruta Nacional 8 hasta el kilómetro 113. Es necesario prever 1 hora y media de ruta.

-Autobús: En la Terminal de ómnibus de Retiro, los “micros” de las compañías Nueva Chevallier y Pullman General Belgrano se detienen en la puerta de la ciudad. El viaje dura aproximadamente 2 horas.