Tour arquitectónico por Buenos Aires

En la capital porteña, los amantes de las edificaciones encontrarán a cada paso joyas arquitectónicas con las que deleitarse.

Conocer Buenos Aires vale la pena por su gastronomía, su intensa actividad cultural y nocturna, pero también por otra de sus grandes atracciones: su arquitectura llena de historia.

Recorriendo la ciudad, los viajeros podrán toparse con construcciones de diferentes estilos y épocas que conviven en total armonía e invitan a viajar por el tiempo. Para armar un tour a medida, repasamos algunas de las edificaciones que merecen ser visitadas.

Edificio Kavanagh

Este rascacielos de 120 metros de altura ubicado en el elegante barrio de Retiro supo ser el más alto de toda Sudamérica, y todavía al día de hoy sigue siendo considerado como uno de los exponentes más importantes de la arquitectura racionalista porteña. Fue diseñado por los arquitectos Gregorio Sánchez, Ernesto Lagos y Luis María de la Torre, y declarado en 1999 como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Te puede interesar: Consejos para moverte en transporte público por Buenos Aires

Palacio Barolo

Con 22 pisos y dos subsuelos, esta mítica edificación reconocida por evocar a la Divina Comedia de Dante Alighieri es otra de las paradas infaltables en cualquier paseo arquitectónico por la ciudad del tango. Emplazado a pocas cuadras de la plaza del Congreso, en el barrio de Montserrat, el Palacio Barolo es famoso por mezclar diferentes estilos: neorrománico, neogótico e hindú en la parte de su cúpula. Los que quieran visitarlo, pueden reservar un lugar en las visitas guiadas que se organizan de manera regular. 

Biblioteca Nacional

Emblema de la arquitectura brutalista de Latinoamérica, la Biblioteca Nacional de Buenos Aires acumula razones para ser considerada como uno de los tesoros arquitectónicos más famosos de la ciudad. Los que se acerquen hasta este edificio ideado por el reconocido arquitecto argentino Clorindo Testa no solo podrán apreciar el singular tratamiento del hormigón armado de su estructura principal, sino también disfrutar de vistas panorámicas sobre los parques de la zona. La entrada al lugar es libre y gratuita.

Te puede interesar:Consejos para moverte en transporte público por Buenos Aires

Banco de Londres 

Otro de los grandes representantes en la ciudad de la corriente brutalista para no perderse: lo que fue el antiguo Banco de Londres y América del Sur, hoy sede del Banco Hipotecario. También bajo la órbita de Testa, esta construcción audaz y a puro hormigón ubicada en pleno microcentro porteño nació con una intención concreta: fusionar el espacio interior con el exterior. Las líneas curvas y los vidrios contribuyeron a conectarlos con un resultado final digno de película de ciencia ficción. 

Edificio Otto Wulff

Como resultado de una sociedad entre dos empresarios Otto Wulff y Nicolás Mihanovich fue que comenzó a eregirse esta edificación de estilo Jugendstil -una corriente similar al art noveau que se desarrolló principalmente en Alemania y los países nórdicos- en la esquina de Belgrano y Perú, en el barrio de Montserrat. Alcanza con contemplar su fachada con referencias al estilos neogótico y renacentista para comprender por qué esta obra mítica es una de las más admiradas por los amantes de los ladrillos.

MALBA

Antes de finalizar el recorrido, conviene prever una parada en otro de los tesoros arquitectónicos de la capital: el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires. En 1995, un grupo de tres jóvenes arquitectos cordobeses ganaron el proyecto para levantar la edificación que albergaría la colección privada del empresario argentino Eduardo Constantini. ¿El resultado final? Una imponente obra de piedra caliza a puro vidrio que no tardaría en acumular premios y reconocimientos internacionales.

Comments

Deja un comentario